martes, 26 de marzo de 2013

VAMOS A HACER ALGO

Si es usted cubano y abrió este tema para curiosear, temo decepcionarlo.
Pero si es de los que nos hemos dado cuenta que a los cubanos se nos ha dormido la voluntad y la fe. Que como voluntad lo único que nos queda, es la de hacer recomendaciones a los demás cubanos para que hagan lo que nos acomode; que como fe, lo único que nos queda es el espejismo de ver los mangos que, madurados por el tiempo y movidos por el viento, ya están cayendo al piso para satisfacción de nuestro apetito y regocijo espiritual; entonces siga leyendo y no se sentirá decepcionado.
Escribo, VAMOS A HACER ALGO, recordando aquella frese que uno de los pasajeros del avión que cayó en Virginia, le dijo por teléfono a un familiar aquel triste día 11 de septiembre que con noctalgia recordamos.
VAMOS A HACER ALGO, y se llevaron en secreto su hazaña a la gloria con ellos.
Muchos de los nuestros también cayeron llevándose a la gloria sus hazañas. Hicieron ALGO. Nosotros ejercemos el derecho a juzgar los resultados de sus gestiones pero sabemos que no tenemos derecho a la gloria que ellos dignamente ganaron con sus azañas.
VAMOS A HACER ALGO es la frese que, desafortunadamente, eriza los pelos a la mayoría de nosotros.
Vamos a escribir o a decir algo que esté muy lejos de proponer lo que tú y yo debemos y podemos hacer para salir de la crisis, y la mayoría de nosotros pudiéramos estar dispuestos.
Vale aclarar que cuando escribo (la mayoría de nosotros), no me estoy refiriendo a los ausentes como algunos injustamente lo hacen. Me estoy refiriendo a los que tenemos acceso a los medios en donde podemos hacer publica nuestras ideas sobre este clima que a todos nos envuelve; a los que le he didicado gran tiempo de lectura y meditación en lo que leo.
En fin, VAMOS A HACER ALGO: siquiera rendir tributo a los que con dignidad e inspirado en buena fe hicieron algo.
Un día como hoy 26 de Marzo de 1936. nació en California, municipio de Alto Songo, provincia de Oriente, Cuba, mi hermano Margenis Martinez de la Cruz.
Fue condenado a pena de muerte por fusilamiento junto a nuestro compatriota Erasmo Torres Cardero el día 24 de Noviembre de 1965. Causa 650/ del 65 en lo tristemente celebre tribunales revolucionarios de Santiago de Cuba.
48 personas fuimos sancionados desde 3 hasta 30 años de privación de libertad y dos pena de muerte inclusive.