lunes, 1 de abril de 2013

Predicar con el ejemplo

Predicar con el ejemplo es el mejor argumento. Es una manera de decir que hemos de acomodar nuestras palabras a nuestros hechos . Es el modo directo de influenciar a las personas sobre lo que decimos que hay que hacer.
Tenemos una cultura muy arraigada de ver en los otros las situaciones que tenemos que mejorar.
La democracia no se le mendiga a nadie, se practica entre nosotros para obligar a los demás a tener que adoptarla para desenvolverse dentro de ese ámbito.
Tratándose de actividades pacificas hacer valer el voto por lo que queremos que suceda y por lo que no queremos que ocurra, nos sentimos dueños de nuestro destino, no es costoso y es saludable para todos.
Esto no sólo rompería la apatía de la población civil dentro del país, pero también la de la diáspora que se niega a colaborar con un destino incierto.