martes, 9 de julio de 2013

Status quo II

En el cerebro de este infeliz anormalito aferrado a su status quo, el voto sólo sirve para que lo elijan a él, o a uno de su semejantes, cuando el voto es sugerido por una de su especie y es aprobado por un mono-acuerdo.
Su visión del mundo exterior, desde su aferrada posición, es limitada y viciosa. Es por lo que no considera el voto como la oportunidad que debemos tener todos los afectados por una problemática, para elegir entre todas las propuestas como posible solución a dicha problemática.